Historia del Verbum Dei

La actividad apostólica de Jaime Bonet, dio lugar a diferentes grupos, entre ellos el Movimiento de Convivencias, de evangelización por la Palabra, adaptado a las jóvenes, y predicado por ellas mismas, formándose para ello en las Escuelas de apóstoles. Este movimiento se extendió por toda la isla de Mallorca y tiempo después originó el Verbum Dei, extendido en la actualidad en los cinco continentes.

 

Experiencia fundacional

Algunas jóvenes del movimiento de convivencias manifestaron a Jaime Bonet su deseo de consagrarse totalmente a Dios en esta misión. Unos años más tarde, el 17 de enero de 1963, el obispo de Mallorca, monseñor Jesús Enciso y Viana, bendecía su primera casa y oratorio, dando inicio a la vida en común y a la Rama de misioneras. El 25 de marzo del mimo año les confería una primera aprobación como Asociación apostólica laical de “Misioneras Diocesanas”. Ya en el año 1966, algunos sacerdotes y jóvenes empezaban a vivir este mismo estilo de vida. En el mismo año, el primer matrimonio misionero sintió la llamada a dedicarse al mismo carisma y misión, desde su estado de vida.

Reconociendo la unidad y el impulso que iban tomando los tres grupos bajo la dirección de Jaime Bonet, el obispo de Mallorca, monseñor Rafael Álvarez Lara, para garantizar y potenciar esta fundación original, el 18 de septiembre de 1969 aprobó como pía unión el Instituto Apostólico de Sacerdotes, Misioneras y Seglares Verbum Dei, recogiendo ya en sus Estatutos los aspectos eclesiales del carisma, así como la estructura unificada que lo configura.

Primeros cursos de formación y primeras fundaciones

La inquietud por una formación adecuada para anunciar la Palabra de Dios y la expansión misionera, fue jalonando la configuración y los pasos de la fundación.

El primer Curso de Formación femenino tuvo lugar en el Santuario de Santa Lucía en 1965, bajo la dirección de Jaime Bonet y la participación de los mejores teólogos de la Diócesis. En 1966 un grupo de misioneras marchó a Roma para estudiar en el Pontificio Instituto Regina Mundi, recién creado para la formación teológica de las religiosas, mientras que otras misioneras partieron para fundar en Piura (Perú).

Un año después, un grupo de misioneras se trasladó a las inmediaciones de Madrid, donde la Pontificia Universidad de Comillas (Madrid) abrió las puertas del estudio de la teología a las mujeres, por vez primera en España. De igual manera el primer matrimonio, junto con un grupo de misioneras y misioneros se establecieron en Bilbao, formando desde allí escuelas de evangelización al mismo tiempo que estudiaban.

web historia.jpg

En 1976-77 se inició por vez primera el curso de formación “ Eclesial ”, es decir, formado por las tres ramas distintas. Al final de este curso, una nueva expansión misionera lleva al Verbum Dei a realizar su misión en los cinco continentes.

Oración y anuncio, preparación y expansión misionera, fueron un mismo movimiento que entre los años 80 al 90 determinaron nuevas fundaciones y la creación de un Instituto de Teología afiliado a la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma, especializada en la misión ad gentes.

Los ejercicios espirituales de mes, practicados por los miembros de la Fraternidad cada año, se convirtieron en un medio privilegiado de crecimiento y profundización del carisma propio. Desde ellos, la Fraternidad se iba configurando con sus rasgos y medios específicos, buscando la visibilizarían de un mayor testimonio de vida y de consagración, así como una permanente reavivación del fuego misionero.

Al mismo tiempo, se iban creando Centros de Evangelización en los distintos lugares de fundación con el fin de constituir núcleos grandes de vida evangélica y evangelización. Con el paso del tiempo, el mismo dinamismo del Espíritu Santo dirigiría a los miembros de la Fraternidad a insertarse en medio de las poblaciones como fermento en la masa y para una mayor inculturación de la Palabra de Dios.